Sowulo

Description:

3480355-8842282861-HaoAs.jpg

Bio:

“Vivimos para guiar, morimos para ser guiados…”
Esa es la lección más importante de mi tribu, caminar por el sendero como si fuese pluma y tinta en un papel. Del lugar de donde vengo todo es tranquilo, puedes respirar de verdad sin temer a nada y ser pacifico pues no hay problemas o al menos eso parecía…
Vengo de la ciudad perdida, un lugar tranquilo y protegido por los espíritus de nuestros ancestros. Pertenezco a una tribu chamanica que se encarga de velar las almas de los que se marchan, y devolverles la paz a aquellas que no saben cómo “encontrar” el camino a casa.
Mi nombre es Sowulo que significa “Libertador”, me lo puso mi madre antes de morir en el parto o eso dijo el anciano de la tribu. No llegue a conocer mi padre tampoco, dijeron que pereció intentando salvar un espíritu nefasto pero que murió en el intento. El anciano del pueblo se hizo cargo de mí desde pequeño y me enseño la senda del espiritista, decía que yo era alguien “distinto” que podía sentir fluir en mí interior un poder que no sabía explicar. Desde que tengo conciencia el anciano me ha estado dando lecciones sobre la vida y la muerte, de cómo no tener miedo a ninguna de las dos si no a respetarlas por igual, cada día me enseñaba algo nuevo respecto al mundo; maravillosas historias del exterior del bosque, grandes aventuras con buenos amigos, conocer historia y culturas diferentes a la nuestra, encontrar su propio camino… Ojala supiera como hacer cosas así.
Un día el anciano me entrego un objeto que había estado en mi familia desde generaciones y generaciones, un rosario “mágico” según él, decía que con eso sería capaz de cuidar de todos y poder ayudar al mundo entero pero… dijo que si lo aceptaba ya no sería el mismo. El rosario podía “curar” la pena de los que me rodean pero que nunca nadie podría curar la mía, decidido acepte el rosario pues no quería que nadie sintiese dolor.
Pasaron años y años siguiendo las instrucciones del anciano, viviendo como él y siguiendo sus ideales, era lo más parecido a mi familia. Cuando llegue a la adultez el anciano dejo de ser… ¿normal? Me dio una carta que venia del mismísimo líder de la facción, un gran servidor de la naturaleza Time, en la carta ponía:
Es hora de que te enfrentes a tu destino y superes la prueba de tu pueblo joven chaman, dentro del bosque existe un claro llamado “Eco del saber” allí descubrirás si eres digno de seguir la tradición de tu familia, Time.
Me dispuse a buscarlo sin vacilación alguna, prepare varios avíos por si tardaba más de la cuenta en regresar. Camine día y noche por el bosque intentando dar con aquel claro pero sin suerte, no sabía ni donde estaba metido jamás me aleje tanto del poblado ¿Qué sería aquello que debo encontrar?.. Tras muchas horas de búsqueda llegue a una pequeña laguna, no era más profunda que mis rodillas a juzgar el que no soy muy alto. Unos tocones, piedras en el suelo, todo en un círculo y para más extraño habían símbolos que no conocía por los alrededores y lo que más me impactó un árbol enorme del que emanaba un sentimiento de pureza que nunca antes haya conocido, por un momento sentí calidez en mi corazón… Cuando me acerque me di cuenta de que no estaba solo, de hecho, escuchaba voces como si hablasen en mi cabeza pero no sentía maldad alguna en ellas. De pronto pude verles eran muchos, cada uno brillaba con luz propia y estaban allí mirándome… “Bienvenido al conclave joven Sowulo, te esperábamos” ¿Por qué a mí? “Eres aquel que nos ayudara a traer paz a nuestro querido mundo y a lo que habita en él, te hicimos llamar por el sabio de tu pueblo, ahora escucha atentamente joven Sowulo. Este planeta necesita recuperar el equilibrio entre los que yacen y los que no saben por qué lo han hecho nos, en nombre de la asamblea pido que prestes tus capacidades para que sea posible llevar acabo esta misión que durante generaciones ha sido encomendada a tu familia.”
¿Y cómo sabré si soy el indicado para tal enmienda? “Nos encontraste, solo Time y tu familia ha sido capaz de hacerlo, ahora siéntate en el centro del círculo por favor”
Con respeto, Sowulo se acercó al centro y se sentó en un símbolo… se materializaron unos espíritus nacidos de la naturaleza del mundo
“Asiste pues en esta reunión los pilares de la vida: El fuego, la tierra, el viento y el agua, los demás pueden partir a sus retiros…”
Pude ver cómo me rodearon cuatro espíritus, el de fuego era como una salamandra, el de tierra parecía una especie de topo con cara humana, el de viento un pequeño dragón feérico y el de agua era una sirena. “Este será nuestro protector a partir de ahora, os toca hablar a vosotros”
Fuego: Ah… No estoy seguro de que tenga la fuerza suficiente para compararse a la mía, prueba más adelante pequeño Cruzó los brazos y se desvaneció
Tierra: ÑÑÑ~ ¿POR QUE TENGO QUE ELEGIR YO? ESTAS COSAS ME PONEN NERVIOSO ¡¡ADIÓS!! Se encogió entre sus orejas largas y desapareció
Viento: Brillante, pero inexperto. Una pequeña brisa se lo llevó
Agua: Hmm… Joven responde a una pregunta, ¿Si una lagrima fuese derramada en el vasto océano, serias capaz de encontrarla?
Está claro ¿no? ¡Solo tendría que buscarla! –Sonriente. El espíritu esbozó una pequeña mueca de risa a la par que sincera
Agua: ¡Ja, me gustas! Permite que me presente, soy Undine gran espíritu del agua y estoy dispuesta a brindarte mi ayuda hasta que nos salves a todos. Con mi poder del agua serás capaz de sanar y proteger, por favor cuidemos el uno del otro ¿De acuerdo? Para ser el espíritu del agua, mostró una sonrisa más cálida que el fuego
“Ya tenemos guardián y espíritu protector”–Exclamó el árbol. Ahora joven chaman cumple con el destino que sellaste al tomar aquel rosario, te deseo la mejor de las suertes joven, libera a aquellos que están atormentados con tu “poder” demuestra que puedes hacerlo y quizá te ganes el favor de otros espíritus… Parte, nos volveremos a ver…
Pasaron cuatro años desde entonces y no volví a ver ese árbol, Undine me contó acerca del gran creador y la alma suprema que les mantenía en armonía pero nunca me dijo su nombre. Deje atrás la aldea hace tiempo para cumplir con la tradición en mi familia, encontrar a espíritus nefastos y hacerles ver que aún queda algo de salvación incluso para aquellos que nunca la han querido, tal era el caso de una de las almas que me acompaña en mis viajes, Lu Bu el guerrero más fuerte de los tres reinos chinos en la antigüedad, una leyenda.
Mi encuentro con él no parecía casualidad más sentía que en aquel lugar encontraría al más conflictivo de todos los espíritus que pudiera haber visto antes. Un guerrero sin igual sediento de sangre siempre dispuesto a alzar su alabarda contra cualquier enemigo aunque fuese una pobre criatura… Sin duda podría haberme matado pero algo le hizo retroceder en el último instante, un nombre. Si algo hacíamos en el poblado no era más que aprender de la historia del planeta y de todo lo que íbamos conociendo nuevo, conocí la historia de Lu Bu, el romance de los tres reinos. Él no era movido solo por su instinto asesino, también fue impulsado por amor… Estaba enamorado de la mujer más bella de toda china, Diao Chan, una humilde bailarina que podía arrebatar el alma de los hombres con tan solo una mirada. Prometí a Lu Bu que encontraría el alma de Diao Chan para que así pudiesen partir al más allá y que nadie pudiese separarles nunca más.
Lu Bu accedió a venir conmigo prestándome su poder a cambio de cumplir mi promesa, si no me mataría.
Lu Bu: ¡Hmp! Más te vale encontrarla mocoso porque como sea una estratagema para utilizarme juro que te matare y cuando abandones tu cuerpo te volveré a matar…
Así fue como conseguí la ayuda del guerrero más fuerte de su época, el mismísimo Lu Bu… que me aspen… Volviendo a como conseguí a mis acompañantes me falta el ultimo hasta el momento, el más curioso y extraño de todos, Rasputín.
Escuche rumores sobre una “maldición” que había caído en una ciudad que fue abandonada hace siglos… estaba destruida, no había nada ni nadie, como explicarlo; Bajo el cielo oscuro y nubloso sentía la presencia de algo que no era hostil ni mucho menos, ¿Era como si deseasen que los muertos muriesen más y más veces? De los vivos ya ni hablo… Buscando por el lugar encontré una casa en la que todavía se conservaba libros, con raras escrituras claro pero libros, y lo que me asombró fue encontrar una trampilla bajo unos escombros, con la fuerza de Lu Bu pude lograr apartarlos.
Una vez dentro parecía un lugar lleno de aparatos maquiavélicos, lecturas ilegibles pero cargadas con sentimientos de indiferencia extrema hacia todo. Fui recibido por Rasputín en su “casa” por así decirlo, no se mostró agresivo a diferencia de Lu Bu, este fue muy… dejémoslo en fue muy Rasputín…
Rasputín: Ahórrate el sermón espiritista, ¿Crees que no sé a qué has venido? ¡Oh voy a llevarte al camino de la redención, si~ seamos todos amigos y salvemos a los pobres infelices del vagar por la eternidad! Necedades todas.
Perdone… no quiero que piense algo así de mí o de mi cometido, no sé si le hará falta mi ayuda, si acaso la siente como ayuda pero…
Rasputín: ¡Calla! Me aburren tus metas, dame algo nuevo… dame algo… distinto…
¿Hace cuánto que no tienes cuerpo? Que te parecería sentir que puedes caminar, tocar e incluso que te pudieran escuchar, tengo entendido que el gran Rasputín se conocía por su increíble capacidad de embaucar los sentidos de quienes quería ¿Es así?
Rasputín: Ciertamente… no estaría mal poder embelesar a las masas con mis fuertes creencias sobre la fe y volver a tener seguidores. Me tientas espiritista, me tientas…
Por el camino seguro que encontraremos a muchas mujeres…
Rasputín: ¡¿Cuál es nuestro siguiente destino espiritista?! Y así Sowulo ganó el favor del poderoso Rasputín… ah…
Todo cambió desde el día que acepté aquel rosario, por cierto tiene once cuencas y no sé por qué siento como si cada una de ellas me fuese familiar… ¿Sera que mis antepasados cargaron este rosario con su energía?..